Gallito De Las Rocas Peruano Tunqui (Rupicola Peruvianus)

Gallito De Las Rocas Peruano Tunqui (Rupicola Peruvianus)

El gallito de las rocas peruano, ​ o simplemente gallito de las rocas​, es una especie de ave paseriforme de la familia Cotingidae, una de las dos perteneciente al género Rupicola. Es nativo de la región andino – amazónica del noroeste y oeste de América del Sur. Características y Hábitat Es de tamaño mediano, de unos 35 centímetros. El macho es de un hermoso color rojo anaranjado intenso, ojos anaranjados, patas y pico amarillos, con alas y colas negras. La hembra es de color marrón rojizo oscuro.

En el Perú se encuentra en áreas protegidas como los parques nacionales de Río Abiseo, en San Martín; Yanachaga-Chemillén, en Pasco; Tingo María, en Huánuco; y Manu, en Cusco-Madre de Dios. También en los bosques de protección como Alto Mayo, en San Martín; San Matías-San Carlos, en Pasco; y Pui-Pui, en Junín. Asimismo, en los bosques de San Ignacio, en el Parque Nacional de Cutervo, en el santuario histórico de Machu Picchu y otros territorios similares, a lo largo de la vertiente oriental de los Andes. Viven en grupos de 10 a 20 individuos. Los gallitos de las rocas ponen sus huevos en las hendiduras de los riscos. Es muy raro encontrar un gallito solitario, ya que siempre viven en pequeñas comunidades. Permanecen ocultos la mayor parte del día y solo salen del bosque en determinadas horas. Ha sido visto en las orillas de los ríos bañándose y tomando agua. Alimentación

El gallito de rocas peruano se alimenta de una gran cantidad de frutos silvestres, los que crecen en grandes cantidades en el bosque de montaña de las vertientes orientales andinas. Los gallitos de las rocas son frugívoros (se alimentan de frutos). Esto es consecuencia de que entre el 50% y 80% de los árboles de la selva amazónica producen frutas como mecanismo de propagación. Además de su probada abundancia, factores adicionales como la disponibilidad y diversidad de los frutos silvestres determinarán que sea posible hallar frutas en cualquier estación o época del año, aunque la calidad del alimento no sea la misma durante todo el año. Reproducción

El cortejo sexual de las rupícolas tiene un especial significado. Los machos se reúnen en sitios denominados ‘cantaderos’ para ejecutar una especie de concurso de baile y canto. Apostados en absolutos órdenes, se ofrecen a las hembras realizando su mejor actuación, en la que la cresta cumple un papel principal porque es la que más las atrae.